martes, 5 de julio de 2011

Finaliza la restauración de la fachada norte de la Catedral de Tui

Hoy martes 5 de julio en "Faro de Vigo"

La portada norte de la Catedral de Tui, salvada del paso del tiempo y de la erosión

El Ministerio de Cultura traslada su evaluación positiva sobre los trabajos de restauración


EVA GONZÁLEZ - TUI La portada norte de la Catedral de Tui, del siglo XII, se ha salvado de la erosión y de los agentes que han actuado por el paso del tiempo. La labor de restauración realizada por la empresa ECRA Servicios Integrales de Arte e impulsada por la Subdirección General del Instituto de Patrimonio Cultural de España (IPCE) del Ministerio de Cultura, ha obtenido unos resultados valorados muy positivamente por este organismo que ha invertido la cantidad de 57.572 euros en esta actuación.
La restauración culmina el proceso de obras de conservación que se iniciaron años atrás, enmarcadas en el Plan Nacional de Catedrales. Se ha centrado en resolver el mal estado de la piedra, muy afectada por el clima, la humedad y la salinidad, lo que ha favorecido la abundante aparición de musgo y líquenes. También se han solventado los efectos de la evacuación de aguas pluviales de las cubiertas a través de las gárgolas, así como el agua por escorrentía, que produjeron el deterioro del soporte pétreo.
La mayor preocupación para los técnicos del IPCE era el alto grado de deterioro de los elementos decorativos del arco de entrada, de las columnas, capiteles y sillares de la fábrica, donde se apreciaba la pérdida de materia original por efecto de la erosión.
El tratamiento ha tenido como objetivo corregir estas alteraciones bajo el criterio de mínima intervención, lo que ha permitido la recuperación de las ricas variaciones de color del granito.
La puerta de madera ha sido limpiada y tratada contra los xilófagos. Además, en algunas zonas afectadas por la escorrentía del agua de lluvia, se ha llevado a cabo un tratamiento hidrofugante. El proyecto para esta obra se adjudicó a finales de diciembre del año 2010. El inicio de los trabajos se aplazó al mes de marzo, para que la climatología fuese lo más favorable posible a fin de facilitar la ejecución de la restauración en la que se utilizaron materiales estables y productos compatibles que no alteraron las características físicas y estéticas.