miércoles, 22 de junio de 2011

Pieza del mes de junio de 2011: San Benito de José Ferreiro


San Benito de Nursia (480-547) es el fundador de la orden benedictina que creará la autosuficiencia de los monasterios y su vida regular alrededor de la iglesia y el claustro.
En la Catedral de Tui la importancia de San Benito viene generada por la cantidad y relevancia de los monasterios benedictinos que existían en la diócesis. Muchos de estos monasterios serían agregados a la mesa capitular en el siglo XV pero manteniéndose el culto y veneración a los santos de la orden como San Benito y San Mauro en las parroquias donde existieron estos monasterios (San Bartolomé de Rebordáns, San Salvador de Barrantes, San Pedro de Angoares, San Salvador de Budiño y posteriormente incorporado Santa María de Tomiño). Sería precisamente por este fuerte legado benedictino que en la diócesis de Tui exista la costumbre de llamar a los párrocos como “Abad”.


En la Catedral de Tui la presencia de San Benito es muy relevante. En la capilla de Santa Catalina, en su retablo mayor, están presentes junto al fundador de la orden San Anselmo y San Mauro, imágenes realizadas entre 1707 y 1720 por el patrocinio del obispo Fray Anselmo Gómez de la Torre.
Existía capilla de San Benito en la Catedral, ubicada en el lado norte bajo la torre de las campanas (actualmente capilla del Santo Cristo de la Agonía), cuya nave se denominaba de San Benito por este hecho.
En Tui existió cofradía de San Benito en el Edad Media (AVILA Y LA CUEVA, I:203). Con la decadencia de las cofradías medievales, los mandatos del Concilio de Trento empujarán a la renovación de estas asociaciones devocionales. En 1687 serían aprobadas las constituciones de la nueva cofradía de San Benito (AVILA Y LACUEVA, I:477), que amparaba a los sastres y cordoneros de la ciudad. El gremio de sastres de Tui eran los únicos junto con los zapateros y los tejedores  que realizaban danzas propias para el Corpus Christi y en celebraciones especiales.



La imagen de San Benito aquí expuesta es una obra magnífica atribuida al escultor José Ferreiro (1738-1830) por el profesor de la USC, José Manuel López Vázquez. La obra puede datarse entre 1770 y 1775. En el año 1776 es pintada las andas del santo por Benito Antonio Silva y Ruibal (IGLESIAS ALMEIDA, 1989: 107). En 1882 el platero tudense Pedro Carabelos realizaría un báculo de plata para la cofradía de San Benito (IGLESIAS ALMEIDA, 1989: 35), pieza que se ha perdido.
Esta imagen de San Benito tenía pues una clara finalidad procesional para ser utilizada por la cofradía en sus fiestas y en las grandes celebraciones tudenses como el Corpus.
Texto de Suso Vila

La pieza del mes puede contemplarse en la Catedral de Tui, junto a la entrada a la Capilla de San Telmo o de  las Reliquias.